Llegaron las vacaciones de verano, ¿tienes todo listo para tu viaje por carretera?

Si el plan incluye viajar en tu auto por carretera, entonces te aconsejamos tomar en cuenta los siguientes puntos. Revisar adecuadamente nuestro vehículo antes de emprender un viaje más o menos largo en carretera es decisivo para no tener ningún susto o contratiempo.


Nivel de aceite y anticongelante

Antes de salir de viaje recuerda comprobar la cantidad y calidad del aceite, una vez que el motor se haya enfriado.

Por su parte, el anticongelante también es un aspecto que debes checar. Los vasos de expansión suelen ser transparentes y tener un indicador. Si no sabemos si tenemos algún escape, los líquidos fluorescentes de color amarillo destacan mucho.


Líquido limpiaparabrisas

El líquido limpiaparabrisas es más importante de lo que nos pensamos, especialmente si algún vehículo de gran tamaño vierte algún contenido por accidente sobre nuestro coche. Además de comprobar que el depósito tiene líquido, habrá que vigilar el estado de las escobillas y cambiarlas en el caso de estar desgastadas.


Líquido de frenos

Para comprobar que el sistema tiene la presión óptima el líquido de frenos basta con posar el pedal del freno y ver si el nivel del vaso baja.


Luces

Revisa que todos los focos prendan y se encuentren bien regulados.


Nuemáticos

Un neumático en buen estado deberá tener también un buen equilibrado. El grado de desgaste de las cubiertas puede comprobarse con los indicadores que encontramos en la banda de la rodadura. Si éstas están al ras del testigo se deberán cambiar. También puede comprobarse con una moneda de un euro; si el indicador no cubre la parte plateada de la moneda se deberá cambiar.

También deberán cambiarse si se observan cortes, perforaciones o desgaste irregular.

Comprueba la presión. En el vehículo suelen indicarse las presiones que aconseja cada fabricante. Podemos modificar la presión en cualquier gasolinera.


Batería

Comprueba que los bornes estén limpios, y si no es así límpialos. Si algún borne está oxidado o presenta un aspecto rugoso conviene cambiarla. También se tendrá que cambiar o llevar al taller si sale líquido.


Manguitos y abrazaderas

Si estos tubos presentan algún escape o tienen gritas se deberán cambiar.


Suspensión e inyección

Si notas algún ruido extraño o un chirrido puede deberse a un mal estado en la suspensión, que deberá tratarse en el taller.

Por otra parte, si el coche tarda en arrancar puede darse un problema en el encendido o la inyección.


Cables, filtros y bujías

Cada fabricante establece unos plazos de revisión para cables y filtros. Si las bujías están sucias pueden ocasionar problemas de arranque y elevar el consumo de combustible.


Correas

La correa de distribución es un elemento que requiere un cuidado especial, ya que su rotura puede ocasionar una de las averías más graves de nuestro vehículo. Al menos cada cinco años conviene prestar atención a su estado y sustituir el kit de distribución cada 10 años o a los kilómetros que indique el fabricante.